Consejos y Mantenimiento

Consejos para lograr que tus hijos comiencen con el ciclismo de montaña

Estimular a los hijos a unirse al mundo del ciclismo de montaña es muy beneficioso porque aparte de ser una actividad física y deportiva, ayuda a conectarse con la naturaleza de una forma libre y divertida, a la vez que contribuye a desarrollar la confianza y comunicación de una manera especial entre padre e hijo.

Las rutas comúnmente utilizadas para llevar una bicicleta de montaña, son circuitos muy agradables, con árboles, suelos arcillosos con desniveles y algún que otro obstáculo. Se debe lograr que los paseos en compañía del padre, sean de aventura y diversión.

A continuación se muestran una serie de consejos que pueden ayudarte:

Conversación padre-hijo

Aunque parezca obvio, es imprescindible hablar con tu hijo y es que en primer lugar es pertinente averiguar sí tiene interés en practicar ese deporte, no lo presiones en caso de que no le interese, también puedes incentivarlo invitando a un amigo que quiera acompañarlo para aprender todos juntos, que pueda entender que con esa actividad podrá conocer lugares espectaculares.

La bicicleta adecuada

Debes conseguir una bicicleta que se adapte a las necesidades y medidas de seguridad del niño.

Involúcralo en el proceso de compra; visitando varios proveedores de bicicletas y pidiendo al niño que pruebe una variedad de marcas y tamaños hasta que se sienta cómodo, comprobando que la altura corresponda a su estatura y asegurándose de adquirir todos los complementos de seguridad necesarios para su protección, como son rodilleras, casco, codera y guantes.

ciclismo de montaña para niños

Comienzo de la aventura

Debéis comenzar con calma, enseñándole los principios básicos y comenzando con caminos fáciles con pequeños obstáculos, dejarlos avanzar a su propio ritmo, que ellos mismos busquen sus propios retos.

Podéis practicar ejercicios de posturas y equilibrio en sitios donde hayan otros ciclistas. Ofrécele objetivos de acuerdo a su nivel y no al tuyo, que lo importante no es lograrlo si no intentarlo. No le exijas un esfuerzo descomedido pues no disfrutará y posiblemente no quiera volver.

Paciencia

No seas ambicioso y ten mucha paciencia, ya que la capacidad de esfuerzo no se consigue de un día para otro, así que anímalo, realiza comentarios constructivos y dale palabras de apoyo, que no se sienta en una competición o con cargas de responsabilidad.

Enfrentar obstáculos

No subestimes sus habilidades, ya que ellos aprenden muy rápido. Explícale sobre los obstáculos de mayor dificultad y muéstrale la forma de poder superarlos.

Por último un aspecto a considerar es el apoyo logístico, ya que por la cualidad de ser niños, hay que estar muy atentos a su hidratación, consumo de alimentos o productos energéticos, mantenerlos en buena temperatura y que anden sin cargas de peso que le impidan maniobrar.

Leave a Comment