Competición

Definitivamente las bicis no son solo para el verano

Con el termómetro cerca de los 40 grados, se ha llevado a cabo la prueba peregrina entre Madrid y Cercedilla en su primera etapa. Las altas temperaturas que sufre la población y en este caso la que padecieron los competidores, determinaron que en definitiva las bicicletas no son para el verano; a diferencia de lo que manifestó en una oportunidad el afamado Fernando Fernán Gómez.

Los participantes de la reciente GAES Pilgrim Race (más de un centenar y medio), dieron fe de que en verano el deseo es darse un buen baño en la piscina o el mar e hidratarse muchísimo. Montar en bici es un gran error por la exigencia y el desgaste de energía sobre todo en plena ola de calor.

Uno de los integrantes del pelotón, el estupendo ciclista Iñaki de Miguel dijo que antes de iniciar la competencia un taxista que lo condujo al lugar de la salida, le informó que a las 8:30 de la mañana en Madrid la temperatura estaba a 31 grados. Sin embargo esto no desmotivó a los participantes de la cruzada que iniciaron el peregrinaje deportivo hacia Santiago.

Durante el recorrido por el tramo del centro de la capital todos sonreían y se sentían alegres, hasta que el calor comenzó a hacer de las suyas

Desde los primeros kilómetros de camino por tierra que llevaban a los ciclistas rumbo a Colmenar Viejo, el sofocón se sentía con más intensidad; la cabeza, las piernas y los pulmones se resintieron por los 40 grados de temperatura que registraba el termómetro. Hubo suerte que llegando a la sierra un viento suave empezó a soplar y algo de frescura permitió a más de uno no desfallecer en el intento.

A pesar de que sólo eran 63,5 kilómetros, una cuesta les exigía más esfuerzo, cansándolos más y agudizando el dolor. Para mañana se espera según Iñaki, cruzar desde Cercedilla hacia Olmedo vía a la sierra madrileña.

Son 121,2 kilómetros de arenales, los de Castilla son tan difíciles para las bicicletas como los del desierto de Marruecos; pues las ruedas de estas se clavan y hunden en la arena. La incomodidad de lidiar con dicho terreno y el incesante sol sobre los competidores hace mella indiscutiblemente. Sin embargo, en esta jornada se esperan temperaturas menos elevadas, incluso para las primeras horas de la tarde se anunciaron tormentas.

Lejos de la preparación física de los deportistas, el clima caluroso que se vive en España solicita ser cautelosos. Más que marcar un registro o recibir un reconocimiento u ovación de los presentes o dejar un precedente histórico, hay que estar alerta a cualquier cambio que se produzca en su organismo. Se les exhorta a los organizadores tomar las medidas.

 

Leave a Comment