Consejos y Mantenimiento

Errores de mantenimiento de bicicletas y cómo evitarlos

Errores de mantenimiento en la bicicleta

Hasta las reparaciones más básicas pueden salir mal. Un simple error puede dañar tu bicicleta a partir de rutinas de mantenimiento, aplicadas de manera incorrecta. Por tanto, si eres un principiante, presta atención a este artículo y aprende a evitar estos errores comunes de mantenimiento de tu bicicleta:

Ajuste incorrecto de los tornillos

Este es uno de los errores comunes de mantenimiento de bicicletas que los principiantes hacen.

En esta época de componentes ligeros de carbono y tornillos hexagonales de titanio, es definitivamente digno de desarrollar un toque sensible al ajustar las cosas. Debes saber que los tornillos en sus desviadores no están flojos, por tanto, no los aprietes demasiado.

Esos tornillos se dejan sueltos hasta cierto límite, para que el desviador pueda moverse. Si tiene problemas de desplazamiento, es probable que sea algún desajuste con la tensión del cable o que la percha del desviador esté doblada.

Aplicar agua a presión

Lavar tu bicicleta con agua a presión intensa, puede arrastrar suciedad en partes ocultas y sensibles de tu bicicleta, igualmente sacar la grasa y el lubricante de sellos y componentes del rodamiento necesarios, para prevenir la contaminación y el óxido.

Utiliza una manguera que funcione a muy baja presión. Lo más recomendable es usar un balde con agua jabonosa, una esponja, trapo y algún cepillo de dientes e ir secando inmediatamente con un paño seco, a medida que vas limpiando.

Limpia y lubrica la cadena

Errores de mantenimiento de bicicletas y cómo evitarlos

Es necesario limpiar la cadena de tu bicicleta antes de lubricarla. Agrega aproximadamente una gota por enlace, apuntando a los pasadores que los mantienen unidos. Asegúrate de limpiar el exceso, de lo contrario, estás rociando lubricante por todas partes mientras conduces.

Asegúrate de usar lubricante hecho para bicicletas y evita los automotrices, ya que dañan las juntas de goma y hasta la pintura de la bici.

No lubriques los frenos

Si tus frenos están chirriando, entonces no pienses que la grasa es la respuesta. El lubricante y los frenos no se mezclan.

Si usas frenos de llanta, es probable que tenga que ver con la configuración de las pastillas de freno. Si tus almohadillas son viejas y se han secado, busca pastillas de freno nuevas y más silenciosas.

Para los usuarios de discos, algunos de estos simplemente chillan. En algunos casos es un signo de contaminación. Limpiar rotores y reemplazar las almohadillas debería tener buenos resultados.

Herramientas equivocadas

Usar las herramientas incorrectas es el error más básico y pasado por alto, para la mecánica de bicicletas DIY.

Comienza por invertir en un conjunto de herramientas, tales como 3, 4, 5 mm llaves Allen, herramienta de cadena y de medición, manómetro/bomba, llave de torsión y llave de pedal.

Leave a Comment