Noticias

La bicicleta de montaña de carga eléctrica será el futuro de los transportistas urbanos

Mucho se ha hablado del futuro de los negocios, especialmente después de ver que la tecnología definitivamente está cambiando la forma en cómo consumimos muchos productos y servicios.

Si hay un sector que está por cambiar completamente es el del transporte. La bicicleta de carga eléctrica ha venido para quedarse y será el principal medio para repartir encargos por todo el mundo.

La movilidad en el futuro

El transporte siempre ha sido un negocio muy complicado en el que la rentabilidad va sujeto a la habilidad que tengamos de reducir los gastos operativos de la logística, ya que por lo general estos vehículos requieren de un mantenimiento constante para estar 100% operativos.

Por este motivo es que cada vez menos personas quieren emprender en este sector, a pesar de que cada vez existe una demanda más alta, especialmente cuando se trata de encargos y pedidos personalizados. Es aquí donde entra en juego las bicicletas de carga  eléctricas, que parecen que tienen la posibilidad de resolvernos todos los inconvenientes que acabamos de mencionar.

Permite movernos tanto en carreteras como en carriles sin inconveniente, dándonos una libertad que no teníamos anteriormente y sin consumir ningún combustible, ayudando al medio ambiente. Con este tipo de bicis será posible entrar en el tráfico y pasarlo sin problema, incluso más rápido y fácil que cualquier motocicleta.

¿Son muy lentas?

Tenemos la percepción que las bici eléctricas son dispositivos demasiado lentos, pero la realidad es que es todo lo contrario. Recientemente se hizo una pruebe en la que un cliente hizo una solicitud de un producto muy pesado y escogieron tanto una furgoneta eléctrica como la bicicleta y los resultados fueron sorprendentes.

Resulta ser que la bicicleta superó con creces las expectativas, tanto así que dejó atrás la furgoneta, algo que nadie esperaba ni en sus más locos sueños.

Ventajas de una bicicleta de carga eléctrica

  • Son demasiado livianas.
  • Ocupan muy poco espacio, lo que permite parquearlas en cualquier lugar y muy fácilmente.
  • No debemos tener licencia o seguro para utilizarlas y son más baratas que cualquier furgoneta eléctrica.

¿Cuánto me puede costar?

El precio varía mucho dependiendo del tipo de modelo que escojamos. Los fabricantes ya están poniéndose manos a la obra para crear diferentes soluciones para nosotros.

En relación a los precios podemos encontrar desde los 700 euros hasta los 3.000 euros, dependiendo de sus prestaciones. Sin embargo las ebikes son las más costosas, llegando hasta los 6.000. Vienen en distintas presentaciones, dos ruedas, tres y cuatro ruedas. En los próximos meses se presentarán los nuevos diseños que se ajustan a cada trabajo, convirtiéndose en los aliados más poderosos que tendremos en los siguientes años.

Leave a Comment