Consejos y Mantenimiento

Las relaciones íntimas y el ciclismo, ¿amigos o enemigos?

Desmontamos el mito que siempre ha rodeado a la supuesta bajada de rendimiento causada por las relaciones.

Desde hace muchos años, la conexión entre las relaciones íntimas y el deporte ha sido algo que ha estado rodeado de todo tipo de debates. Grandes deportistas como el boxeador Muhammad Ali alegaban que lo más recomendable era olvidarse por completo del acto sexual para centrarse plenamente en las competiciones y darlo todo sobre la lona.

Con el paso de los años, la situación se ha ido desmitificando gracias a los diferentes estudios realizados por universidades de diferentes países. Especialistas en la materia han realizado pruebas con sujetos de diferentes rangos y sectores para comprobar si, efectivamente, el rendimiento deportivo (en el que entra de pleno el ciclismo) se veía afectado por la práctica de relaciones.

Los resultados observados demostraron que no había vinculación alguna y que, en todo caso, el único efecto conseguido se centraba en el plano psicológico. El acto sexual supone un consumo de calorías que equivale a la práctica de una ronda de entrenamiento leve, por lo que incluso ayudaría a mantener el organismo activo en la previa de una práctica de deporte intensa.

De hecho, las relaciones hacen que nuestros organismos liberen tal cantidad de hormonas, como las endorfinas, que se genere un estado de bienestar altamente recomendable. Así, aquellas parejas que incluso se animen a experimentar con productos como los que ponen a la venta establecimientos como vivesexshop alcanzan una sensación tan agradable que, incluso, llegan más despejadas a la hora de enfrentarse a esa sesión deportiva.

Hasta de cara a competiciones es recomendable practicar este acto para que la mente se despeje por completo. Según indican los resultados de los citados estudios, esa liberación de endorfinas logra que las personas se evadan de cualquier problema, que durante un tiempo dejen atrás cualquier preocupación para, así, alcanzar un estado de concentración de forma mucho más rápido. Algo que, a fin de cuentas, es ideal a la hora de enfrentarse a una competición.

Así que, a tenor de todo esto, las relaciones íntimas y el ciclismo son más amigos que enemigos. Olvídate del falso mito de que se rinde mucho menos sobre la bici si antes se han tenido relaciones, porque las pruebas demuestran que el efecto ha resultado ser completamente contrario, sobre todo cuando hablamos a nivel mental.

Leave a Comment