Consejos y Mantenimiento

Trucos para mejora la técnica en BTT

Cómo afrontar el Camino de Santiago en bicicleta de montaña, consejos para quien quiera hacerlo

Andar en bici de montaña es una tremenda opción para disfrutar del aire libre y ejercitar todos nuestros músculos, especialmente el de nuestras piernas y todo el sistema cardiovascular.

Sin embargo esto requiere un poco de práctica y ciertas técnicas que iremos aprendiendo con el pasar del tiempo. No se trata de conducir por conducir, sino hacerlo de la manera adecuada para disfrutar de todo lo que tiene para nosotros.

Veamos a continuación cómo mejorar la técnica en la BTT:

Recomendaciones cuando vamos de ruta:

Hay una serie de consejos que vale la pena tener en cuenta antes de salir a nuestra primera ruta. Saca papel y lápiz:

  • Nunca te olvides de la hidratación. Esta debe ser continua durante todo el entrenamiento. Ayudará a mantenerte a tope y a eliminar toda la sequedad que se va presentando en el cuerpo.
  • La alimentación es igual de importante que el agua. Prepara una buena ración antes de salir a entrenar y después de la práctica. Solo así podrás reponer todo lo que has perdido debido al desgaste.

  • La postura es igual de importante para evitar problemas en la espalda y hacer el recorrido mucho más suave y ergonómico. Esto hará que descanses en lo debidos momentos.
  • Disfrutar del paisaje. No solo es entrenar por entrenar, sino mirar todo lo que está a nuestro alrededor. Es una experiencia invaluable.

¿Cómo hago en las curvas difíciles?

Una de las partes más complejas a la hora de usar una BTT es cuando vamos a entrar a una curva. Debe ser de las situaciones en dónde hay más accidentes.

La norma básica es que hay que frenar antes de ella e inclinar la cabeza en la dirección de la curva para cogerla mucho mejor. El freno trasero lo puedes usar para derrapar ligeramente cuando es demasiado cerrada.

¿Y si me caigo?

Casi siempre esto se puede evitar, pero si te das cuenta que lamentablemente irás a la calzada debes tratar de separarte lo máximo posible de la bicicleta y colocarte en posición fetal.

Así protegeremos lo más importante que es la cabeza y reduciremos el impacto en las demás partes del cuerpo.

Constancia en las rutinas:

La constancia y la disciplina es lo que causa la diferencia en todo en la vida. En los entrenamientos es igual.

Si quieres convertir en un mejor ciclista es imperativo que tengas en cuenta que debes entrenar constantemente, para poder ir mejorando todos aquellos detalles que tienes que tienes todavía.

Entrenar con objetivos:

Los objetivos siempre tienen que estar marcados dentro de nuestra rutina de entrenamiento, no es practicar por practicar.

Colocándonos retos iremos progresando en los niveles de conducción, hasta llegar el punto en que seremos unos auténticos expertos en la materia.

Leave a Comment