Turismo de Bicicleta

Un viaje cicloturismo por la Vía Augusta

José Ignacio Idígoras amante de la aventura, aficionado al cicloturismo, enólogo y farmacéutico con una amplia experiencia en travesías con bicicleta por la península ibérica y diversos países del este europeo, ha decidido compartir un singular e interesante recorrido por ‘La Vía Augusta’.

La más larga calzada de España, eje principal de la red viaria en la Hispania romana con 1500 kilómetros. En la actualidad hay carreteras que siguen la misma Vía Augusta.

Como se recordará esta es una de las más conocidas y transitadas desde la Antigüedad, inclusive hay testimonios antiguos como el Itinerario de Antonino y los Vasos Apolinares que la mencionan. Comenzaba en Cádiz, pasaba por la actual localidad de La Junquera, se alargaba hacia la Vía Domitia bordeando la costa del sur de la Galia hasta Roma.

Recibió distintos nombres como Camino de Aníbal, Vía Exterior, Ruta del Esparto, Vía Hercúlea y Camino de San Vicente Mártir. Fue el emperador Augusto quien le dio el nombre con el que se conoce hoy en día por las reparaciones que le hizo durante su gobierno, convirtiéndose en una significativa vía de comercio y comunicaciones entre las provincias, ciudades y puertos del Mediterráneo.

José Ignacio propone un viaje en bicicleta por la histórica ruta, dividiendo en treinta etapas el recorrido de 1686 kilómetros. Proporcionando en cada etapa información sobre cartografía, altimetría, distancia, perfil y grado de dificultad.

Cabe destacar que la cartografía que incluye el libro, nos orienta con una visión general de cada etapa, quizás no sea suficiente para recorrer fácilmente la ruta.

El autor señala que para realizar el itinerario en bicicleta de manera efectiva, él recomienda utilizar un GPS  y a su vez expone en pasos claves  cómo trabajar para alcanzar los 30 ficheros gpx (uno por etapa) que permitirán hacer cómodamente el viaje propuesto.

José Ignacio, como todo veterano cicloturista que conoce cuáles son los riesgos que corren los aficionados a manejar bicicleta en un tráfico motorizado; diseñó un plan, aunque se desvía de la original Vía Augusta, buscó garantizar la seguridad del corredor y marcó senderos, vías ciclistas, caminos de tierra y otras veredas menos transitadas.

Hay que agradecer al autor su esfuerzo por encontrar recorridos atractivos, seguros y cómodos para deleitarse completamente con el cicloturismo.

La proposición que hizo José Ignacio es motivadora e interesante. El atravesar el país español en bicicleta, circulando por la Comunidad Valenciana, Cataluña, Andalucía y Castilla La Mancha, no sólo nos permite  gozar de la riqueza cultural, histórica, gastronómica y orográfica de cada una de estas hermosas localidades;  sino que es un privilegio único para los que se atreven y están en condiciones de llegar a un destino final: la Vía Augusta un camino que toda persona simpatizante del cicloturismo querrá descubrir.

Leave a Comment